Tratamiento Radiofrecuencia - Eficaz como respuesta a la flacidez facial y corporal


La piel sufre un envejecimiento cronológico que cursa con una disminución en la cantidad y calidad de las fibras elásticas y colágenas, disminución de la irrigación tisular, del sudor y de la producción de vitamina D, entre otros síntomas. Pero la piel también está expuesta a un envejecimiento causado por factores climáticos, como el sol en exceso, agentes contaminantes y hábitos tóxicos como el tabaquismo y el alcohol, entre otros. Todo esto contribuye a que las fibras de colágeno y elastina se dañen, causando la flacidez. A partir de los 30 años de edad se produce una pérdida natural del 1% del colágeno al año.

La radiofrecuencia aportará resultados a corto y largo plazo. En el corto plazo tensará las fibras de colágeno que el paciente tiene, provocando un efecto lifting-tensor, visible desde la primera sesión. A largo plazo (tres meses aproximadamente), estimulará la producción de nuevas fibras colágenas, lo que se denomina “neocolagenogénesis”.

Dentro de las técnicas no quirúrgicas en los últimos años se ha prestado mucha atención al efecto rejuvenecedor de los diferentes tipos de láser.

La radiofrecuencia puede ser una herramienta muy útil dentro de nuestro arsenal terapéutico combinándolo con otras técnicas que sean también poco agresivas nos permitirá a cada uno dentro de su experiencia diseñar el conjunto de técnicas que emplearemos en cada paciente según sus necesidades y disponibilidad.
Si hay que tener claro el que debido a su modo de acción los resultados van a depender de la respuesta biológica de cada paciente y nunca debemos de esperar una respuesta inmediata con resultados espectaculares a corto plazo ya que puede ser un motivo de insatisfacción para el paciente.

El ir profundizando en las bases moleculares del efecto biológico conseguido con esta técnica nos permitirá en un futuro optimizar los resultados, cuando por ejemplo sepamos cual es la intensidad del estimulo que consigue la respuesta optima según la curva hermética.

La radiofrecuencia, como complemento del protocolo para uso terapéutico es conocido en cirugía desde hace años (electro bisturí, coagulación, diatermia, etc.) el mismo consiste en radiaciones electromagnéticas que oscilan simultáneamente en el campo eléctrico y magnético; este uso se ha ampliado en la actualidad al campo de la estética, como novedosa alternativa terapéutica para la celulitis y la flacidez.

El impacto del sistema de radiofrecuencia en la piel depende de la impedancia del tejido (ohms), la potencia incidente de la misma (watts), el tiempo de exposición y la configuración de los cabezales.

El efecto térmico producido sobre los tejidos se basa en la diatermia, es decir, en el efecto de producción de calor en profundidad generado al interactuar sobre las moléculas y estructuras de los tejidos debido al movimiento iónico y a la agitación de las moléculas polares. La temperatura asciende entre los 60 y 70 grados a nivel superficial de la piel.

Las células y moléculas del organismo vibran y cambian su orientación millones de veces por segundo, a la vez que la Radiofrecuencia las cambia de polaridad. Estos movimientos de distorsión y frotación molecular producen un aumento de la temperatura y, por lo tanto, un calentamiento interno de los tejidos. Esta diatermia provocada por la radiofrecuencia se utiliza para tratar afecciones que respondan al calor profundo y que las mismas no puedan ser alcanzadas por el calor superficial. Mediante este depósito de calor las funciones biológicas se reactivan, brindando resultados mas duraderos.

La técnica consiste en aplicar energía a través de la superficie de la dermis, mediante un calentamiento profundo y controlado que afecta a la piel y al tejido celular subcutáneo, provocando una serie de reacciones, las cuales favorecen a:

  • La formación de nuevo colágeno, al elevar la temperatura de los fibroblastos, estas son las células encargadas de su fabricación; tanto en la piel como en el tejido subcutáneo, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza debido a la reorganización de los septos fibrosos.
  • El drenaje linfático, permitirá disminuir los líquidos y las toxinas en el que se encuentran los adipositos del tejido afectado de PEFE.
  • Una mejor circulación hacia la piel y tejido subcutáneo, mejorará el metabolismo con la consiguiente disminución del aspecto de la piel de naranja y de la flacidez, produciéndose al mismo tiempo una reducción del volumen del área que ha sido tratada con radiofrecuencia.
  • La migración de fibroblastos es la que acompaña la respuesta inflamatoria tras la lesión térmica controlada con retracción del tejido y que da como resultado un rejuvenecimiento de la zona tratada.

¿Cuándo usar la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia es un método que mejora la laxitud de la piel, es el tratamiento más conveniente para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la piel de la cara y cuello, pero que aún no necesitan realizar un lifting quirúrgico; también puede ser aplicada para reducir la flacidez corporal presente en la parte interna de los muslos, en los brazos, abdomen y glúteos, también ha sido eficaz en la zona del busto.

La radiofrecuencia puede ser combinada con otras técnicas como luz pulsada, peelings, rellenos, botox…, que deben ser realizados en diferentes tiempos y con una secuencia programada para conseguir un rejuvenecimiento facial integral.

¿Cuál es su procedimiento?

La radiofrecuencia genera un campo eléctrico que cambia de positivo a negativo, esto provoca un movimiento rotacional de las moléculas que genera calor.

Tipos de radiofrecuencia utilizados son:

  • Bipolar, esta provoca un calentamiento superficial de la piel
  • Unipolar, produce un calentamiento en la zona más profunda de la dermis, actuando así sobre el tejido adiposo.
  • Monopolar
  • Tripolar

Los equipos de radiofrecuencia poseen cabezales, estos permiten aplicar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de de PEFE y la laxitud de la piel del cuerpo y rostro. En la zona facial otorga inmediata frescura y un aspecto lozano y terso, corrigiendo a la vez la flacidez, contrayendo y afirmando los tejidos, definiendo el óvalo de la cara, brindando una mayor luminosidad propia de una piel nueva, libre de manchas, arrugas y otras molestas marcas del paso del tiempo.

El procedimiento de aplicación es sencillo. Es conveniente previo a la sesión la toma de fotografías para comparar la evolución del tratamiento. Entre el cabezal y la piel es necesario una sustancia de acople, algunas marcas de equipos fabrican o recomiendan las mismas, por experiencia una crema con UREA al 5% es muy buena conductora de las sustancias de complemento a ser utilizadas en los tratamientos.

El cabezal se debe mover de forma constante, teniendo en cuenta que la producción de hiperemia e hipertermia es elevada, esto pude producir enrojecimiento y molestias por el calor producido, por esto se debe estar atento durante la aplicación.

¿Cuál es la duración de las sesión?

La duración del tratamiento suele ser variable dependiendo del área a tratar, entre los 25-30 minutos en las zonas más pequeñas como brazos o abdomen y 45-50 minutos para zonas más amplias como es la zona de trocánteres.

¿Cuál es el número se sesiones recomendadas?

Como la duración de las sesiones, el número de estas es también variable y van a depender de las necesidades de cada paciente. En general se consideran necesarias entre 4 y 6 para la zona facial y entre 6 y 10 para los tratamientos corporales.

¿Cuándo se ven los resultados?

El efecto inmediato de la aplicación es la retracción del colágeno, con más o menos rapidez según los casos pero, lo que se pretende conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, con la formación de nuevas fibras que sustituyan a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos, favoreciendo así la homeostasis consiguiéndose una piel más tersa y una evidente reducción de arrugas y flacidez.

El efecto de tensión sobre la piel se aprecia de una forma gradual y progresiva a partir del primer mes del tratamiento, aunque el proceso depende del estado en el que se encuentre el colágeno del paciente, entre los dos y cuatro meses posteriores al tratamiento este se afianza, mostrando resultados bien visibles, los mismos se afianzan durando aproximadamente dos años.

¿Cuáles son sus efectos secundarios y/ o contraindicaciones?

Al terminar el tratamiento se presentará un ligero enrojecimiento (eritema) o edema que desaparecerá en un corto periodo de tiempo. Pocas veces se produce alguna pequeña equimosis en zonas de fragilidad capilar.

La radiofrecuencia está contraindicada en los casos de embarazo y lactancia, cardiopatías graves, alteraciones de la coagulación, enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares, cáncer, implantes de colágeno recientes, pacientes portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfibriladores o cardioversores, o en casos de sobrepeso importante.

Av. Andrés Q. Roo Esq. Kabah Residencial Alborada Mza. 4 Lt. 32 S.M. 44

(998) 884 4545 - 892 4320

info@acnefacialescancun.com

COPYRIGHT CLINICA ACNE, FACIALES Y SPA 2014. DISEÑADO POR Utopía Software.
AVISO DE PRIVACIDAD